Los paneles fotovoltaicos transforman la luz del sol en electricidad. La cantidad de energía producida depende de la cantidad de luz directa o indirecta que recibe el panel. En España 1 kW de placa instalada ofrece unos 1.500 kWh de electricidad.